Cuidado de la madre en

el postparto

Cuando traes al mundo a tu bebé, ocurre una explosión de sentimientos, tu instinto de madre crece exponencialmente, por fin ha llegado la hora de cargar a tu bebé en brazos.

 

Al mismo tiempo, después del nacimiento y de esos nueve meses, es el momento para que tu cuerpo se recupere. En este periodo se invierten los cambios anatómicos y funcionales que ocurrieron durante el embarazo.

 

Tu vida da un giro tanto en el aspecto psicológico como en el físico. Aparecen cambios en tu cuerpo y puede que la forma de relacionarte con tus amigos, familiares e incluso con tu pareja, experimente algún cambio.

Durante las primeras horas sentirás cólicos que disminuirán de intensidad conforme pasen los días (también llamados “entuertos”) y que harán que el útero vaya tomando las dimensiones que tenía antes del embarazo. El sangrado en un inicio, es rojo intenso y cambiará a un color “asalmonado” (agua-sangre), posteriormente será blanco-amarillo y muy líquido y finalmente, desaparecerá alrededor del mes.

 

 

Es necesario que te bañes diariamente, reposa por lo menos dos horas durante el día y restringe tus actividades hogareñas por lo menos durante tres semanas. Puedes subir escaleras, pero las caminatas, los quehaceres domésticos abrumadores y otro tipo de actividades debes suspenderlas por tres a cuatro semanas. Está bien que realices ejercicios para reforzar los músculos de tu espalda, periné y abdomen que restablezcan en parte su longitud y tono originales.

 

Debes comenzar con un solo ejercicio, realizándolo 5 veces al día. En los días siguientes, puedes agregar a tu rutina en forma secuencial otros ejercicios.

 

Comunícate de inmediato con tu médico si llegas a presentar:

• Fiebre de 38°C o más.

• Sangrado vaginal mayor al que normalmente estaba presentando o expulsión de coágulos.

• Si hay enrojecimiento o endurecimiento de la herida de la cesárea o mucho dolor en el sitio de la episiotomía.

• Si hay enrojecimiento y endurecimiento de uno de sus pechos, acompañando de malestar y fiebre mayor al normal del tercer o cuarto día.

• Dolor de cintura intenso.

• Dolor intenso en las pantorrillas.

• Ardor para orinar.

• Secreción vaginal de mal olor.

• Apertura de los puntos de la región genital o de la cesárea.

 

Si tu bebé nació por parto y se efectuó episiotomía, es decir, un corte en la vagina para facilitar la salida del bebé, debes aplicar una bolsa de hielo envuelta en un paño sobre la herida, tres veces al día, de 10 a 20 minutos, cada vez. Y si nació por cesárea, te recomendamos que coloques la bolsa de hielo sobre la herida para disminuir la inflamación y el dolor, la misma cantidad de veces; un analgésico será de gran utilidad de acuerdo a la orden médica.

Para que tengas una pronta recuperación y evites complicaciones, ten en cuenta la siguiente recomendación:

Si no tuviste ninguna complicación, te aconsejamos que inicies la deambulación (caminar) 6 horas después del parto, esto previene la aparición de problemas de la circulación (trombosis), también previene el estreñimiento.

 

 

 

 

Carrera 30 Corredor Universitario No. 1 - 850 Vía a Puerto Colombia - Barranquilla

PBX: 57 (5) 3672600 - 3672700

Declaración de protección de datos personales